Redacción Médica Ecuador

Viernes, 24 de febrero de 2017
00:50
En Clave
Medicina del Deporte y la Salud Pública
La Medicina del Deporte y la Salud Pública


Miércoles, 11 de enero de 2017, a las 17:16
*Dr. Diego Jirón Paredes, Médico Deportólogo y docente universitario.

Siendo la Medicina del Deporte la especialidad que estudia efectos del ejercicio, deporte y la actividad física en diferentes etapas de la vida, es incuestionable la contribución que hace a la salud pública de un país y el impacto que tiene en ella.

No solamente es la atención médica del deportista, ya que son muchos los retos físicos y psicológicos que enfrenta un deportista de alto nivel, pero que también los afronta la población en general.

Caminar, trotar, montar en bicicleta o nadar 30 minutos al día ,son las mismas actividades físicas tanto para un niño, una mujer embarazada, un cardiópata severamente limitado, un atleta, co n la diferencia que para el cardiópata es una actividad que representa el cien por ciento de su capacidad, mientras para el deportista no supera más del diez por ciento, esto quiere decir que la determinación de capacidades y la prescripción de actividad física individualizada son estrategias clave para que los profesionales de salud pública y seguridad social motiven a las personas a mejorar su calidad y condición de vida.

Mucho se ha hablado sobre la relación directa entre cantidad de actividad física y beneficios para la salud o, en otras palabras, cuanta más actividad física, mejor salud, sin embargo, hoy se cuestiona abiertamente que solo se resalte la relación entre beneficios y altas cantidades e intensidades de actividad física y se descuiden las complicaciones que esto conlleva, más aún por la creciente demanda de actividades deportivas, producto del marketing más que de  salud, lo que nos desafía a tener una población activa que busca una mejor atención, mas privilegiada e incluso de mayor interés público.

Se han conseguido logros importantes, y existe un gran antecedente en la salud deportiva nacional, pero es real la necesidad de más especialistas y centros especializados, los profesionales existentes en el área todavía no están considerados aún para concursos de merecimientos y oposición en unidades de salud, en instituciones educativas, ni en las mismas instituciones deportivas, aún resulta difícil creer que se organicen eventos deportivos que no exijan un certificado médico de aptitud deportiva, que un deportista deba acudir del Oriente a la Sierra por un certificado de aptitud, que la gran mayoría de instalaciones deportivas de gimnasios tengan más deportistas lesionados que saludables y muchas veces poniendo en riesgo su vida.
M��S ART�CULOS