Redacción Médica Ecuador

Jueves, 12 de diciembre de 2019
19:00
Mi Punto de Vista
Médicos cubanos: legiones de médicos o legiones de esclavos (xenofobia y algo más)


Viernes, 22 de noviembre de 2019, a las 18:05
*Santiago Zuñiga Ojeda, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Médicos Posgradistas
 
El acuerdo del gobierno del aquel entonces Presidente Rafael Correa Delgado y el actual heredero del Castrismo Cubano, Raul Castro, causó un sin fin de reacciones y matices a la sociedad ecuatoriana y latinoamericana.
 
En un inicio se presentó al país por parte del gobierno de turno una necesidad urgente de especialistas médicos en diferentes áreas, de manera tibia aún se guardaba cercanía con el respeto y consideración al gremio, se hablada de galenos y de estas necesidades del pueblo con respecto a sus males en el área de la salud. La verdad es que se firmó un acuerdo con la Isla y una marea de profesionales cubanos empezaron su trajinar hacia tierras suramericanas, ya que no solo fue Ecuador el que expresó su falta de profesionales, fueron también Venezuela, Perú, Bolivia, Brasil y Argentina quienes establecieron sendos acuerdos con el Castrismo.
 
En nuestro país se inició con un programa de medicina familiar y comunitaria, de la que el sistema cubano, valga reconocerles, conocen mucho, pero hasta ahí llega la cosa, posterior a esto se dio apertura a diferentes profesionales sanitarios, neurólogos, nefrólogos, urólogos, neurocirujanos, traumatólogos, pediatras, cardiólogos, etc., en fin, un popurrí completo de especialistas médicos. Habrá aún personas en nuestro país que se preguntará qué hay de malo en esto, pues aquí viene la explicación.
 
Los médicos cubanos que llegaron a nuestro país llegaron sin ninguna evaluación establecida por nuestro país, estas personas no fueron sometidas a evaluación académica, científica o práctica alguna para medir sus conocimientos, así como lo está leyendo, nuestros órganos de control se entregaron en cuerpo y alma a la calidad de la academia y medicina cubana y llevaron a ser tan eficiente el convenio que algunos profesionales llegaban ya con puesto asignado, en otras palabras, el convenio era tan efectivo que estos profesionales llegaron a nuestro país con un cargo listo para ejercer, es más, varias plazas de médicos especialistas en nuestro país, pese a existir material humano ecuatoriano para ocuparlas, no podían ser ocupadas por este acuerdo de cooperación internacional Cubano - Ecuatoriano.
 
Por si tienen dudas de este último pasaje, basta con preguntarle a un Médico Posgradista devengante de beca su realidad para que se entienda aún más esta perniciosa realidad.
 
Pero, ¿Eran malos, eran buenos, eran los mejores, los peores?
 
Estas preguntas con el paso del tiempo se fueron vislumbrando por si solas, llegaron buenos, malos, los mejores y los peores, sin evaluación alguna, diga usted cómo saberlo; no hubo forma de no hablar de esto, las redes sociales y algunos medios de difusión (prensa) fueron los encargados de exponer los resultados de las actividades profesionales de esta comunidad  en nuestro país y en otros donde la legión de médicos cubanos llegó, lamentablemente pese a que existieron buenos profesionales en algunos pasajes, la idea de un limitado nivel formativo se hizo general.
 
Pero aquí no acaba la novela, no solo hablamos de una falsa necesidad de profesionales y acuerdos políticos extraños, hablamos de fugas de capitales que al gobierno de Cuba le representaron ingresos por alrededor de 6.000 millones de dólares durante la vigencia de estos convenios con Ecuador y los demás países, según algunas fuentes de análisis político; esto último tema álgido para una nación como la nuestra que usa al dólar como moneda.
 
En otras palabras pregúntese usted cuánto representa al país la fuga de capitales al pagar el 75 por ciento del salario al gobierno cubano y solo el 25 por ciento al médico que venía a prestar sus servicios. Hagamos esto más práctico, un médico especialista gana en promedio en Ecuador 2.700 dólares al mes, de este salario 675 iban al bolsillo del médico y los restantes 2.025 eran cordialmente recibidos por el gobierno de la revolución cubana. Saque usted las cuentas con un salario mensual de estas cifras, por alrededor de 2.000 médicos que dejaron la isla por un tiempo de 5 años aproximadamente, simples matemáticas.
 
Entonces, ¿quien ayudó a quién? ¿Legiones de médicos o legiones de esclavos? La verdad es que cada vez que se escarba en las bases de los acuerdos del socialismo de sus actuales representantes, la pus brota de manera incontrolable, desbordante, abominable.
 
Grato debe ser este país con quienes acudieron prestos a ayudar, lo dije antes y lo vuelvo a decir, la llegada de cualquier profesional a nuestro medio debe ser analizada, evaluada y sobre todo debe guardar distancia con no alterar la formación del talento humano en nuestro país, poniendo en riesgo la vida la laboral de profesionales que han dejado sus vidas en las aulas universitarias y  hospitales para formarse como especialistas médicos.
 
Nuestro país no debe negarse a la entrada de médicos de otras nacionalidades, es más, si existe una necesidad real de profesionales, empiecen a preguntarse ¿Cuánto debe ser el salario de un médico especialista que ha entregado 12 o 15 años a su formación? ¿Cuántas horas debe de trabajar? ¿Cuántos hospitales cuentan con el espacio, equipo e insumos para poder brindar atención de especialidad a la población? ¿Cuán importante es la calidad de la atención, más no la cantidad? Cuando estás interrogantes encuentren respuesta honesta y real veremos a un sistema de salud fortalecido y nutrido de profesionales que existen en el medio.
 
 
Esas preguntas, de una manera seria, debe empezar a hacérselas el gobierno nacional o con mucha facilidad seremos nuevamente víctimas de proyectos ministeriales de momento, de bandera, de corrientes políticas que solo harán que nuestros profesionales Médicos y los usuarios sigan en esta triste realidad llamada Sistema Nacional de Salud.
MÁS ARTÍCULOS