Redacción Médica Ecuador

Martes, 10 de diciembre de 2019
14:49
Mi Pensamiento
El papel del químico farmacéutico en la gestión de la Salud Pública


Viernes, 04 de octubre de 2019, a las 11:01
*Guido Jonnathan Silva Tapia. Químico farmacéutico.


Dentro de dependencias administrativas y de gestión pública se han vinculado a profesionales relacionados con Medicina o Enfermería (en su mayoría), pero la creciente importancia de la gestión de medicamentos de forma centralizada ha provocado una creciente inclusión de profesionales farmacéuticos, siendo crucial su participación en estos mecanismos de control.

Aunque dichas dependencias son mecanismos de gestión estratégico de los centros de salud y hospitales que forman parte de la red de servicios que ofrece la red de salud y entendiendo que por control los puestos estén destinados a vigilancia, control, prevención de enfermedades (tuberculosis, VIH, dengue, entre otras); poco a poco se ha migrado sistemas para la gestión de medicamentos dentro de estos edificios administrativos centralizando las compras de fármacos.

Pues que sería del control o prevención de alguna enfermedad sin tener medicamentos a disposición, trabajo que demanda que el farmacéutico sea un profesional polifacético: debe estar constantemente actualizado para conocer las nuevas moléculas a disposición, un contratista público para preparar los términos de referencia e iniciar la compra del producto, conocer sobre estadística y epidemiología para realizar las estimaciones para las compras y ser cauteloso, pues el medicamento no puede faltar y no puede caducar; debe ser un perfecto terapeuta para encajar los múltiples esquemas de tratamiento en una sola compra, debe conocer de logística para planificar el arribo de la medicina  y su distribución a territorio, y sobre todo debe ser un abogado y conocer de leyes para evitar cometer errores y ser óptimos administradores de contrato.

Esta última es la principal razón por la cual un químico farmacéutico desiste de su trabajo, pues si existe un cambio en los esquemas de tratamiento, un medicamento ya no es tomado como prioridad o por una baja cobertura, el consumo promedio del medicamento será menor de lo planificado cayendo en riesgo de caducidad y el primero al que la ley mira es a quien se ha encargado de realizar la estimación del medicamento, es decir al farmacéutico, aunque no haya tenido participación en la decisiones que perjudican el consumo planificado del producto.

Por otro lado, un químico farmacéutico debería cumplir 8 horas diarias de trabajo, pero muchos colegas llegan a 10 o 14 horas de trabajo, muchas de las veces en oficina y otras llevando pendientes a casa, puesto que el deber y compromiso de nuestro trabajo por la salud de la población es un compromiso que tenemos siempre presente, así no se reciba pago de horas extras. Aunque es duro, no dudaré nunca que estudiar Química y Farmacia es una de las mejores decisiones que he tenido.