Redacción Médica Ecuador

Sábado, 17 de agosto de 2019
10:42
Mi Punto de Vista
La carrera política puede más que el sentido común


Lunes, 03 de junio de 2019, a las 15:12

*Santiago Zùñiga Ojeda, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Médicos Posgradistas 

La realidad del sistema de salud del Ecuador cada día se desnuda más, cual si fuera una confesión de un moribundo criminal en sus días finales, lo que está pasando en estos días simplemente es la cruda realidad. Incompetencia, lentitud, indiferencia, abuso de autoridad, negligencia y una lista de pacientes con necesidades que no han podido ser satisfechas en más de dos años de gestión; claro está, tampoco vamos a decir que la realidad de la salud de este país se debe a esta gestión ministerial, pero si podemos decir que ha dejado mucho que desear.

Hospitales públicos que funcionan a medio gas, falta de insumos, medicamentos y equipo limitados, profesionales mal remunerados, áreas críticas saturadas, médicos posgradistas ¡trabajando! sin seguridad social y relación laboral alguna para un sistema que no reconoce en lo más mínimo sus actividades asistenciales que sacan adelante al sistema de salud, abuso de poder sobre derechos celebrados en la constitución de pacientes, profesionales de la salud y estudiantes que lo único que piden es que su país respete sus derechos y brinde las garantías para su diario vivir.

Los ecuatorianos hemos escuchado en estos días de la misma boca y verbo de la Ministra de Salud que estamos en crisis por la situación económica, que las decisiones que se han venido tomando han sido necesarias por la realidad que vive el país, pero hasta dónde puede llegar la responsabilidad de una autoridad que no ha influido en nada en el cambio del sistema, en mejorar las áreas que ya existen y que persiste en promover sistemas que aún no son operativos e inclusivos en el sistema de salud, médico del barrio, medicina familiar, esta última en extremo necesaria, pero que tan mal dirigida está en nuestro medio, en fin, me sigo preguntando hasta donde llega la responsabilidad de las autoridades de turno.

Lo sucedido en estos días con las denuncias de La Posta sobre la ministra y las declaraciones de David Salomón son en extremo sensibles y la verdad son secretos a voces que las personas que pasamos por el sistema público escuchamos, sabemos, pero no denunciamos, ¿por qué?, bueno, cada quien tendrá su excusa, la realidad es que el sistema sanitario tiene problemas muy serios, adjudicación de contratos, concursos dudosamente serios, burocracia no calificada y obesa y sobre todo la toxica Subasta Inversa que es una de las agresiones más perversas al sistema de salud. Días atrás en la asamblea nacional se dijo que en el país existen alrededor de 1000 empresas que comercializan insumos médicos, muchas o la mayoría de ellas celebran contratos con el estado y estas no cuentan con los permisos y documentos en regla pero aun así se les adjudican contratos, así como lo está leyendo; pregunto nuevamente, en donde está la responsabilidad, quien o quienes son los culpables de que esta gente se involucre con la salud del Ecuador.

Se ha dicho que la responsabilidad también debe recaer sobre las personas que comercializan o producen productos de mala calidad y que no solo es responsabilidad del Ministerio de Salud, pues claro, eso no se debería ni de dudar en lo más mínimo, el problema es que quienes deciden iniciar relaciones con empresas que no en el sistema, creadas de un día para el otro sin los permisos respectivos es la autoridad sanitaria, es a esta a la que le entregamos la capacidad de la toma de decisiones y si las mismas son mal tomadas a quien cree usted que se debe de hacer responsable. El discurso populista ya se está desmoronando, hablar y hablar con supuestas pruebas, apoyo de gremios y sociedades inventadas en la última década debería ser un acto que ya se lo debe considerar caduco, movilizar personal sanitario u obligar a empleados públicos a mantenerse ciegos y alcahuetes debe ser visto como lo que es, un delito y una bajeza para el accionar de cualquier funcionario de la cartera del Ministerio de Salud o cualquier otra.

La búsqueda de su conciencia se volvió una acción imposible, solo espero que a Dios tampoco se le haya vuelto igual de difícil encontrarlos en el camino.
MÁS ARTÍCULOS