Redacción Médica Ecuador

Jueves, 17 de enero de 2019
23:26
Genética y Ciencia
Ponencia ante la Asamblea Nacional sobre problemas genéticos asociados a una violación


Viernes, 04 de enero de 2019, a las 12:38
* César Paz-y-Miño. Director del Centro de Investigación Genética y Genómica de la Universidad UTE
 
Soy doctor en Medicina y doctor en Biología, especialista en Genética 34 años, director de un centro de investigación universitario, asisto como ciudadano independiente respetando el estado laico que promueve la Constitución y mis criterios se basan en el empirismo racional: la ciencia.
 
Como genetista abordo el problema del aborto en consulta médica y veo los infortunios, incluso los cuantiosos costos de mantener un niño con problemas discapacitantes, el abandono social y estatal, que un embarazo no deseado provoca en las mujeres, más aún en niñas y adolescentes. He evaluado niñas de entre 9 a 17 años con embarazos con problemas malformativos severos catalogados como monstruosidades, producto de violaciones. Por otro lado, no existe mujer que desee tener un hijo con problemas.
 
Para entender la trascendencia de la vida humana hay que entender el significado de lo que es la muerte desde el punto de vista de la ciencia. Nadie discute en la Medicina de hoy que muerte encefálica, incluso más allá de la función cardio-respiratoria, es la muerte de un individuo.  Es difícil concebir que el embrión sea una persona. Para ello es necesario que el nacido pueda existir fuera del útero de la mujer embarazada. Esto no puede ocurrir antes del séptimo mes de embarazo. Incluso porque necesita activar y desactivar miles de genes, lo que sucede con posterioridad al nacimiento. Por otro lado, la Neurobiología enseña que recién en el tercer trimestre de embarazo el feto es capaz de tener sensaciones conscientes y por lo tanto puede ser considerado un ser humano. Una persona, para estar viva, no solo debe tener sus funciones biológicas, genéticas o corporales, sino, sobre todo, tener las habilidades de pensar, sentir e interactuar con quienes le rodean.
 
Según las estadísticas, entre el 50 y 60 por ciento de violaciones son perpetradas por personas cercanas a la familia: hermanos, primos, tíos y un 37 por ciento por padres. El resto por desconocidos.
 
 Hay tres problemas directos que involucran a la genética en una violación:
 
 1) Los cruces genéticos entre parientes cercanos: Duplican el riesgo de que se unan genes alterados y provoquen problemas malformativos de leves a graves y enfermedades genéticas. Que están entre 25 al 50 por ciento, incluso hasta el 100 por ciento según los genes o cromosomas involucrados.
 
2) Cruces en poblaciones endogámicas: Este es un problema nacional de acuerdo a los estudios realizados por la Misión Manuela Espejo, que determinó que la consanguinidad por provincia está entre el 9 al 14 por ciento. (Cañar 12 por ciento; Azuay, Bolívar, Manabí y Zamora Chinchipe 11 por ciento; Orellana 10 por ciento, Chimborazo, Morona Santiago y Napo 9 por ciento; el resto de provincias entre el 2 al 8 por ciento).  Esta endogamia genera el doble de riesgo de anormalidades  por el cruce de genes deletéreos (riesgo genético de hasta el 90 por ciento según el gen que se analice).
 
3) Riesgo de un violador desconocido: La genética recomienda considerar el riesgo más alto de que el producto del embarazo porte una enfermedad genética, riesgo entre 25 a 50 por ciento.
 
Adicionalmente se debe tomar en cuenta que: 27 por ciento de violaciones estarían asociadas a infecciones que producen malformaciones como la rubeola, citomegalovirus, herpes, Zika, Chikungunya, sífilis, HIV, papilomavirus y Hepatitis B - C. Últimamente se estudia la posibilidad de transmisión de genes de violencia que portaría el violador. Por tanto el aborto se convierte en un problema de salud pública.
 
Finalmente defiendo los derechos sexuales y reproductivos, en especial los derechos de las mujeres: Derecho al diagnóstico prenatal, derecho al acceso a anticonceptivos y píldora del día después, acceso real a la educación sexual, a la sexualidad responsable, al aborto terapéutico por problemas genéticos y me apego a las recomendaciones de la OMS, de las Naciones Unidas, de Asociaciones de Derechos Humanos nacionales e internacionales y más organizaciones que abogan por la despenalización del aborto, al menos en casos de violación. Quizá esto se convierta en un hecho histórico.
MÁS ARTÍCULOS