Redacción Médica Ecuador

Lunes, 21 de octubre de 2019
16:19
Avances
NUEVO ESTUDIO
Estimulación cerebral profunda, eficaz para tratar el síndrome de Tourette
Reduce los movimientos involuntarios y estallidos vocales que experimentan estos pacientes
Martes, 11 de abril de 2017, a las 10:57
Alon Mogilner, NYU Langone

Alon Mogilner, NYU Langone.


Redacción. Quito
Un nuevo estudio dirigido por investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (NYU Langone, por sus siglas en inglés) ha revelado que la técnica quirúrgica conocida como estimulación cerebral profunda talámica (DBS, por sus siglas en inglés), que envía impulsos eléctricos a un área específica del cerebro reduce los movimientos involuntarios y estallidos vocales que experimentan las personas con síndrome de Tourette en estado severo.  

“Nuestro estudio muestra que la estimulación cerebral profunda es un tratamiento seguro y eficaz para los adultos jóvenes con síndrome de Tourette severo que no puede manejarse con las terapias actuales”, ha indicado Alon Mogilner, uno de los investigadores del estudio y director del Centro de Neuromodulación del NYU Langone.

También ha enfatizado que este tratamiento tiene el potencial de mejorar la calidad de vida de los pacientes que están debilitados a lo largo de sus años de adolescencia y la edad adulta joven.

Mogilner ha explicado que el síndrome de Tourette comienza en la infancia y muchos pacientes mejoran a medida que envejecen, pero para algunos, los síntomas se vuelven tan graves que se quedan socialmente aislados y no pueden trabajar o asistir a la escuela.

Procedimiento quirúrgico

Los investigadores han indicado que esta técnica experimental es un procedimiento de múltiples etapas, en la que se insertan dos electrodos en una región del cerebro llamada tálamo medial y que es parte del circuito cerebral que funciona anormalmente en el síndrome de Tourette.

Posteriormente, en una segunda cirugía (al día siguiente o unos días más tarde), se conecta un dispositivo tipo marcapasos denominado neuroestimulador a los electrodos para emitir impulsos eléctricos hacia el tálamo medial. Estos impulsos se ajustan durante una serie de visitas ambulatorias de seguimiento para encontrar la combinación de los ajustes que mejor controla los síntomas.

El estudio

Los investigadores han señalado que este estudio es una revisión retrospectiva de los pacientes de Tourette que se sometieron a esta técnica experimental. Por lo que los hallazgos “se suman a un creciente número de evidencias que respaldan la DBS como un tratamiento seguro y efectivo para los casos severos de síndrome de Tourette y pueden llevar en última instancia a la aprobación de la Agencia Estadounidense de Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés)”.

De acuerdo a lo informado, se siguieron a 13 pacientes, entre 16 años y 33 años, con al menos seis meses de visitas de seguimiento, a los cuales se les midieron la gravedad de los tics antes y después de la cirugía utilizando la Escala de Severidad Global de Tics de Yale (YGTSS, por sus siglas en inglés). Con este método se evidenció “que la gravedad de los tics disminuyó en promedio un 37 por ciento desde el momento de las operaciones hasta la primera visita de seguimiento. En su última visita, las puntuaciones de los pacientes disminuyeron en un promedio de 50 por ciento”.

Encuesta

Los investigadores han indicado que todos los pacientes informaron, en una encuesta realizada seis meses después de la cirugía, que sus síntomas mejoraron “bastante o mucho”, y que iban a someterse a la cirugía de nuevo, incluso los que tuvieron complicaciones o experimentaron respuestas relativamente menos pronunciadas.

La encuesta representa un aspecto importante del estudio porque el YGTSS, a pesar de una escala validada, no puede captar plenamente el impacto de DBS en la calidad de vida de una persona con síndrome de Tourette”, ha asegurado Michael H. Pourfar, profesor asistente en los departamentos de Neurocirugía y Neurología y codirector del Centro de Neuromodulación.

El dato

Debido a que la FDA aún no ha aprobado la DBS para el tratamiento del síndrome de Tourette, todavía se considera en investigación.

Alon Mogilner y Michael H. Pourfar, son pioneros en realizar la mayor serie de casos de DBS talámico para tratar el síndrome de Tourette severo en adultos jóvenes. En todo el mundo, sólo se han calculado 160 casos hasta la fecha.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.