Redacción Médica Ecuador

Sábado, 17 de agosto de 2019
16:31
Empresas
EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO
La Fundación Centro San Juan de Jerusalén promueve la detección temprana de los trastornos del neurodesarrollo
Ofrece un programa de neurorrehabilitación integral que inicia desde la etapa de recién nacidos y lactantes
Martes, 16 de abril de 2019, a las 09:28
Mnica Snchez y Katherine Velarde, pediatras de la Fundacin Centro San Juan de Jerusaln.

Mónica Sánchez y Katherine Velarde, pediatras de la Fundación Centro San Juan de Jerusalén.


Jonathan Veletanga. Quito
La Fundación Centro San Juan de Jerusalén es la institución pionera en detección precoz e intervención terapéutica temprana de los trastornos neuromotrices del desarrollo en recién nacidos y lactantes. 
 
El trabajo de neurorrehabilitación integral es complementado con el seguimiento en la inclusión escolar y apoyo a las familias.
 
Katherine Velarde, médico pediatra de la Fundación, ha explicado a REDACCIÓN MÉDICA que con el objetivo de evitar que los niños sean diagnosticados de forma tardía, cuando se manifiestan complicaciones neuroortopédicas severas, la institución ha desarrollado un programa de evaluación y seguimiento para “niños de riesgo neurológico”, mediante el cual se realiza un seguimiento a todos aquellos niños que por sus antecedentes pre, peri o posnatales, tienen mayor probabilidad estadística de presentar déficit neurológico.
 
“Fue gracias al papel visionario de Lourdes Estrella, médico pediatra que trabajó en el sector público, que se puso de relieve en nuestro medio la necesidad de realizar de forma sistemática el seguimiento neurológico del desarrollo a los niños de alto riesgo desde sus etapas neonatal y de lactancia” ha agregado Velarde.
 
La especialista ha considerado que la neurorehabilitaciòn integral de inicio precoz no sólo promueve el desarrollo del potencial neuromotor, sino que evita graves complicaciones ortopédicas, favorece el desarrollo de las capacidades interpersonales de cada niño, incluso dentro del contexto de limitaciones importantes, estimula el alcance de la máxima independencia posible y la integración familiar, social y escolar.
 
Justamente, por esa razón, desde hace 10 años la Fundación Centro San Juan de Jerusalén,  ha venido desarrollando el Programa de Seguimiento Neurológico del Desarrollo, a través del cual, desde la etapa neonatal se evalúa a los niños de riesgo para detectar de manera oportuna a aquellos pacientes con trastornos motrices del neurodesarrollo, quienes ingresan al Programa de Neurorrehabilitación integral, en el que un equipo interdisciplinario, conformado por médicos pediatras, psicólogos, fisioterapéutas, terapistas ocupacionales y terapistas del lenguaje, realiza el seguimiento médico,  apoyo a las familias e intervención terapéutica que incluye entre otras actividades la terapia física, estimulación de la oculomotricidad y de la motricidad bucofacial.
 
“La fundación ha realizado un promedio de 6.800 atenciones anuales a un grupo de alrededor de 1.200 niños y niñas por año, como parte del Programa de Seguimiento Neurológico del Desarrollo e intervención terapéutica integral en Neurorrehabilitación, que se lo ha desarrollado sistemáticamente desde hace 10 años, con una prevalencia de alrededor de 3,5 por ciento de trastornos neuromotrices permanentes en nuestra población de niños de alto riesgo evaluados”, ha señalado Velarde.
 
Detección e intervención terapéutica temprana
 
“Nuestra evaluación para la detección temprana de los trastornos neuromotrices se basa en la escuela neurológica funcional francesa del profesor Michel Le Métayer”, ha explicado Mónica Sánchez, pediatra de la Fundación.
 
El Programa de seguimiento que se ha protocolizado en la fundación evalúa de inicio los factores de riesgo neurológico, sensorial y social familiar, para continuar con el examen físico que incluye la valoración clínica factorial de las aptitudes motrices innatas, la búsqueda de reflejos miotáticos anormales y la evaluación de las posibilidades de elongación muscular, evidenciados por movimientos pasivos y, además, se realiza la correlación con el crecimiento (curvas de crecimiento de la OMS) y el desarrollo del niño  (Hitos del desarrollo y Test de Brunet Lezine).
  
Entre los factores de riesgo neurológico, sensorial y social familiar se puede citar: peso bajo, prematurez, sepsis, ictericia neonatal, convulsiones neonatales, problemas durante el embarazo, infecciones intrauterinas, asfixia, síndromes malformativos, madres adolescentes, inadecuado control prenatal, entre otros, que constituyen por sí mismos, factores a considerar para incluir a los niños en un programa de seguimiento neurológico del desarrollo como el de la fundación, en el que los controles médicos los realizamos en edades significativas del proceso evolutivo: neonato, 3 meses, 6 meses y se continua las evaluaciones trimestralmente hasta los 5 años de edad.
  
La primera evaluación idealmente debe realizarse antes del alta del niño de la Unidad Neonatal, para que, en caso de no haber normalidad en la función neuromotora, se direccione de manera precoz al niño a un programa de neurorehabilitación integral individualizado en las áreas de intervención terapéutica, sesiones de estimulación adecuada del neurodesarrollo, así como de seguimiento y apoyo psicológico, tanto a los niños como a su familia.  
 
Hoy en día hay más interés, tanto por parte del cuerpo médico como de la comunicad en general, en realizar a los niños este tipo de evaluaciones”, principalmente porque se ha evidenciado que los trastornos durante el embarazo y alrededor del nacimiento pueden afectar directamente al desarrollo neuromotriz del niño, ha señalado Sánchez, para quien, es fundamental que la comunidad comprenda sobre lo relevante de la evaluación del desarrollo neuromotriz del recién nacido, ya que permite detectar de forma temprana estos trastornos para que sean neurorrehabilitados de manera precoz y se eviten impactos graves en la presentación de complicaciones secundarias individuales, familiares y sociales.
 
“Como institución estamos abiertos para atender a todos aquellos niños de riesgo neurológico que asistan de manera individual o remitidos desde otra institución, para ser incluidos en este programa de detección precoz e intervención terapéutica integral en neurorrehabilitación”, ha expresado Velarde, quien puntualiza además que el manejo que realiza la institución implica varios programas de seguimiento hasta los 18 años de edad.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.