Redacción Médica Ecuador

Lunes, 20 de agosto de 2018
00:04
Empresas
LOS DEBATES EN REDACCIÓN MÉDICA
Médicos y científicos coinciden en que el futuro de los probióticos va más allá del uso en enfermedades diarreicas
Recomiendan conocer y empaparse sobre la fisiología de la microbiota y los diferentes usos de los probióticos
Viernes, 27 de julio de 2018, a las 11:09
Jonathan Veletanga / Fotografía: José Mejía. Quito
En los últimos 10 años, a nivel de investigación y de desarrollo biotecnológico, se le ha dado mucha importancia a la microbiota intestinal (antes denominada flora bacteriana) y a sus beneficios para la salud.
 
Actualmente, la evidencia científica indica que la microbiota funciona como un órgano y tiene un papel fundamental para el mantenimiento del equilibrio de la salud, el control de ciertas enfermedades y la disminución de los factores de riesgo para prevenirlas. Con base a este conocimiento, muchos especialistas e investigadores de varios lugares del mundo están tratando a sus pacientes con el uso de probióticos, prebióticos y otras nuevas técnicas como el trasplante de microbiota intestinal. El objetivo es manipular la microbiota para producir un efecto positivo en la salud de las personas.
 
Embriette Hyde, investigadora y gestora de American Gut Project, y Alexandra Salvador, gastroenterloga pediatra. De pie, Luis Alberto Bassante, mdico gastroenterlogo, y Manuel Balden, director del Cenbio-UTE.

Embriette Hyde, investigadora y gestora de American Gut Project, y Alexandra Salvador, gastroenteróloga pediatra. De pie, Luis Alberto Bassante, médico gastroenterólogo, y Manuel Baldeón, director del Cenbio-UTE.


Ante esta realidad, en el último debate de REDACCIÓN MÉDICA se ha analizado, desde la parte clínica y científica, la importancia de la microbiota y los diferentes usos de los probióticos. Esta temática se abordó desde una visión actual y una mirada hacia el futuro.
 
Los invitados para debatir este tema fueron: Alexandra Salvador, gastroenteróloga pediatra de Guayaquil; Embriette Hyde, investigadora y gestora de American Gut Project: un amplio estudio para desentrañar los misterios del microbioma humano; Luis Alberto Bassante, médico gastroenterólogo de Quito; y Manuel Baldeón, director del Centro de Investigación Biomédica (Cenbio) de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE). El moderador fue Jonathan Veletanga, periodista de REDACCIÓN MÉDICA.
 
Jonathan Veletanga: Desde su experiencia en la práctica clínica o en la investigación, ¿cómo impacta la microbiota en la función de la biología humana?
 
Luis Alberto Bassante, médico gastroenterólogo de Quito: Actualmente la microbiota se ve como un órgano porque justamente se ha comprobado que está relacionado con el aparato inmunológico y desde este punto parte todo lo que hoy en día se está estudiando.
 
Los pasos agigantados que ha dado el tema de la microbiota y los probióticos ha llevado a creer que es la base o parte de la fisiopatología de ciertas patologías, como miastenia gravis y algunas otras entidades nosológicas. Esto ha conducido a realizar más estudios para ver de qué manera ciertas familias de gérmenes actúan en las diferentes enfermedades.
 
Embriette Hyde explica los beneficios de la microbiota.

Embriette Hyde explica los beneficios de la microbiota.

Embriette Hyde, investigadora y gestora de American Gut Project: Existe una relación entre la microbiota y la salud. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que una relación no es necesariamente causa y efecto. De lo que sabemos, la microbiota añade muchas cosas buenas para la salud, como por ejemplo: produce vitaminas B y D, protege de organismos malos y ayuda con la digestión.
 
Actualmente, hay algunos estudios que están intentando entender la relación entre las bacterias, la dieta y la diabetes.
 
Alexandra Salvador, gastroenteróloga pediatra de Guayaquil: La microbiota es un nuevo ente de defensa. Por sus características es un sistema de mucha importancia. Desde el punto de vista pediátrico es muy importante por los 1000 primeros días de vida. Durante este periodo el niño forma su microbiota. Por este motivo, cada vez los médicos pediatras están a favor del parto natural.
 
Manuel Baldeón, director del Centro de Investigación Biomédica de UTE: La Biología del siglo XXI y la Biomedicina van a estar influenciadas en los siguientes años por el estudio de la microbiota, la cual sabemos que tiene relación con los sistemas de control de las personas, es decir, tienen conexión con el sistema endócrino, sistema nervioso y respuesta inmunológica. Entonces lo que coordina la función biológica de un individuo tiene que ver directamente con la microbiota.
 
Jonathan Veletanga: ¿Existe diferencia entre la microbiota de un niño con respecto a la del adulto? Con base a esto ¿los probióticos deberían estar diseñados específicamente para los distintos momentos y escenarios de la vida?
 
Alexandra Salvador: Sí existe diferencia. A medida que un individuo crece todos los microbiomas van cambiando. En la etapa inicial tenemos los lactobacilos y las bifidobacterias. Después tenemos las bacterias Gram negativas, las enterobacterias. Y así vamos hasta llegar a la etapa adulta o geriátrica, en la cual las bacterias son completamente diferentes.
 
Actualmente cada vez hay más estudios que dicen que los probióticos son muy beneficiosos para la diabetes, síndrome metabólico, enfermedades alérgicas, cólico del lactante y un sinnúmero de enfermedades. Por este motivo, tenemos que identificar los tipos de probióticos y cual es su utilidad.
 
Manuel Balden comenta cmo se establece la microbiota en cada individuo.

Manuel Baldeón comenta cómo se establece la microbiota en cada individuo.

Manuel Baldeón: Sí hay una diferencia. Existen estudios que demuestran que aproximadamente a los 3 años de edad el niño ya establece su microbiota, luego esta se mantiene y es difícil cambiar. Además, la microbiota va a variar por varios factores: parto natural o cesárea, dependiendo del lugar donde viva, entre otros.
 
En relación a los probióticos, aún tenemos que hacer muchos estudios sobre el tema. Todavía no conocemos si habrá uno específico para cada patología.
 
Embriette Hyde: Los probióticos son muy buenos y tienen su hora. Para maximizar la salud de las bacterias (microbiota) hay que fomentar la dieta. Sin embargo, los probióticos también tienen un rol en este tema.
 
Luis Alberto Bassante: En la práctica clínica el uso más común de los probióticos y donde más asidero científico tienen, es en el manejo de la diarrea infecciosa y la prevención de la diarrea asociada a antibióticos. La diferencia entre el uso en niños y adultos va dándose de acuerdo a los estudios y a los metaanálisis existentes.
 
Por el momento no tenemos una exclusividad para el uso de probióticos. Sin embargo, esto ya lo dirá la ciencia y toda la gente que trabaja en investigación.
 
Jonathan Veletanga: ¿Consideran que los probióticos pueden optimizar los resultados de los tratamientos de base de las diferentes enfermedades?
 
Manuel Baldeón: Una buena dieta nos ayuda a tener una microbiota fuerte. Entonces si una persona tiene una enfermedad que posee una relación con la microbiota como la obesidad, tenemos que decirle que haga una buena dieta y a esta podemos complementarla con el uso de probióticos.
 
Tenemos un proyecto de investigación en el que trataremos de modificar la ingeniería de los probióticos para que produzcan lo que nosotros queremos. Entonces, considero que sí habrá un lugar para los probióticos en este campo
 
Alexandra Salvador: Creo que sí porque tienen un amplio espectro de acción, no solamente a nivel digestivo sino a nivel inmunológico, de alergia, para el cáncer y en el tratamiento de varias enfermedades. Con las investigaciones vamos a ir viendo esto.
 
Luis Alberto Bassante da su opinin sobre cmo los probiticos pueden complementar el manejo de las enfermedades.

Luis Alberto Bassante da su opinión sobre cómo los probióticos pueden complementar el manejo de las enfermedades.

Luis Alberto Bassante: Creo que sí. Ya en este momento vemos el uso de probióticos para el manejo de pacientes con enfermedad diarreica infecciosa. Aparte de eso, también vemos cómo pacientes con colon irritable mejoran con el uso de probióticos. Entonces, en un futuro, esperemos que muy cercano, tendrán un papel muy importante en el manejo y tratamiento de ciertas enfermedades.
 
Embriette Hyde: Sí y no. Creo que se puede mejorar la salud con los probióticos cuando se pierden un grupo de bacterias que hacen algo específico o que ayudan con el progreso de una enfermedad. El futuro de los probióticos va por este camino.  
 
Jonathan Veletanga: ¿En qué tipo de enfermedades pueden ser beneficiosos los probióticos?
 
Alexandra Salvador: Desde el punto de vista clínico pediátrico y con base a evidencia científica, los estamos utilizando en enfermedad diarreica aguda, diarrea del viajero, enfermedad inflamatoria intestinal, cólico del lactante. Todavía no hay mucha evidencia científica, pero ya hay recomendaciones para el manejo de la enterocolitis necrotizante, del síndrome de intestino irritable y el estreñimiento.
 
Luis Alberto Bassante: En primera instancia la diarrea infecciosa aguda. Luego está la prevención de la diarrea por antibióticos. También para colon irritable, hay muchos metaanálisis que dicen que va bien. En el tema de la alergia, existen metaanálisis en eccema atópico. En el uso de los probióticos también está la prevención del cáncer de colon y del cáncer en general, pero claro no se puede generalizar porque faltan todavía estudios.
 
Hay otras cosas que están en la palestra y que probablemente sean verdad, pero es cuestión de que pase el tiempo para ver resultados. A lo mejor, después de los niños autistas se vean beneficiados con el uso de probióticos. Asimismo, la depresión, el hígado graso, el sobrepeso, la obesidad, etc. 
 
Embriette Hyde: Ya se han hablado de muchas enfermedades, pero también son beneficiosos en sepsis. Actualmente se está investigando en estrés. Yo creo que sí funcionará, pero todavía faltan estudios.
 
Manuel Baldeón: Potencialmente en todas las enfermedades que estaría involucrada la microbiota. Tenemos un potencial grande entorno a esto, pero necesitamos la evidencia.
 
Jonathan Veletanga: ¿Es importante que los profesionales de la salud conozcan cada vez más sobre los diferentes usos de los probióticos y la fisiología de la microbiota?
 
Embriette Hyde: Es importante entender cómo funciona la microbiota y los probióticos para saber cómo estos afectan a las bacterias. Esto es la clave.
 
Luis Alberto Bassante: Hay que seguir enamorando al profesional médico sobre lo que significa la microbiota, sus beneficios y lo que se está haciendo al respecto. En muchos de ellos todavía no se ve esa avidez para el tema, y esto es porque a lo mejor en las guías americanas no están en un puesto exclusivo.
 
Alexandra Salvador detalla la importancia de conocer los diferentes usos de los probiticos.

Alexandra Salvador detalla la importancia de conocer los diferentes usos de los probióticos.

Alexandra Salvador: La clave está en que los médicos se concienticen y tengan un concepto claro de lo que es un probiótico, de cuál es su función, su mecanismo de acción y cuán beneficioso puede resultar para la salud del individuo. En la Medicina del XXI (los probióticos) son el arma para tantas patologías que tenemos. 
 
Manuel Baldeón: Los médicos tienen que aprender de este nuevo órgano (microbiota). La gente que está en salud tiene que saber el rol que tiene la microbiota en la fisiología. Esto tiene que diseminarse de forma amplia en las escuelas de Medicina.
 
Jonathan Veletanga: ¿Existen lineamientos o guías sobre el uso de probióticos? Y ¿consideran que Ecuador debería incursionar en este campo?
 
Luis Alberto Bassante: Se deberían hacerse lineamientos y guías sobre el uso de probióticos porque ya hay suficiente evidencia en muchos temas. Sin embargo, todavía falta empaparse y empoderarse del tema para que pueda ser incluido en las guías.
 
Ecuador primero debería empezar con la generación de datos epidemiológicos propios
 
Embriette Hyde: Hay guías, pero no son oficiales. Por este motivo, se deberían elaborar documentos oficiales y que sean de fácil comprensión.
 
Alexandra Salvador: En Pediatría tampoco hay guías. Deberían empezar hacer documentos, recomendaciones o consensos para el manejo de probióticos en Pediatría. Primero convendría que se hagan en Estados Unidos y Europa porque a nivel latinoamericano es muy complejo. No contamos con la tecnología con la que tienen los países del primer mundo.
 
Manuel Baldeón: La evidencia científica que se está acumulando va a forzar al sistema a que se creen guías para el uso de probióticos.
 
Jonathan Veletanga: Las últimas investigaciones aseguran que existe un eje entre el intestino y el cerebro. ¿Qué implicaría esto, puede ser perjudicial para la salud?
 
Embriette Hyde: Es un tema muy interesante en el que hay mucha evidencia. Es algo complejo, pero tiene mucha relación con la salud, como con la depresión y el estrés. Es completamente nuevo el pensar que los problemas se pueden originar en los intestinos. Esto cambia todo. Hay mucha gente que está hablando de curar la depresión con dieta, no saben porque, pero puede funcionar. Seguramente las bacterias tienen algo que ver aquí.
 
Luis Alberto Bassante: Este eje tiene relación con la salud. Es absolutamente claro, existe y demostrado.
 
Alexandra Salvador: Es impresionante ver como patologías que antes era solamente de adultos las tiene un niño de 3 o 4 años. El intestino irritable en adolescentes en época de exámenes es terrible. La ansiedad que genera el temor de dar una prueba o perder el año escolar, produce los espasmos, las diarreas y las contracciones. En el intestino se genera más del 95 por ciento de la serotonina, entonces al estar alterado tenemos muchos problemas. En la consulta pediatría diaria lo estamos viendo cada vez más.
 
Manuel Baldeón: La microbiota tiene la función de un órgano y como tal tiene que estar sujeto a los sistemas de control del organismo. Si pensamos cómo funcionan el resto de órganos, vamos a tener que hablar no solamente de este eje, sino capaz de un eje microbiota – intestino – sistema inmune – sistema endócrino – sistema nervioso.
 
Los problemas de comportamiento, que pueden ir desde la esquizofrenia a los estados depresivos, no deben considerar solo el punto final que es el sistema nervioso central, sino que también deben ver que, en el intestino posiblemente está el problema.
 
Conclusiones del dabate

Los ponentes hablan sobre el futuro de los probiticos.

Los ponentes hablan sobre el futuro de los probióticos.

 
Jonathan Veletanga: ¿Cómo ven el futuro de los probióticos desde la investigación científica a su práctica clínica cotidiana?  
 
Hembritte Hyde: La mayoría de los probióticos pueden ayudar con enfermedades que comienzan en los intestinos, pero también en otras como depresión o enfermedades de la piel. Hay algunos grupos en Estados Unidos que está intentando mejorar la salud de la piel con probióticos. Asimismo, hay grupos que están estudiando cómo ayudar con probióticos a los atletas en su recuperación después de una carrera. Hemos estado hablado de un trozo, pero el futuro es muy amplio.
 
Luis Alberto Bassante: El uso de los probióticos va mucho más allá del uso intestinal. El futuro es demasiado amplio y más si nos metemos en las enfermedades del sistema inmunológico. Es posible que a través de la microbiota logremos encontrar respuestas y soluciones muchos más drásticas para enfermedades autoinmunes. El futuro es inmenso.
 
Alexandra Salvador: El futuro que tenemos todavía es muy extenso. Los beneficios que vamos a ver serán muy grandes. El probiótico está siendo beneficioso no solo al nivel del intestino, sino también a nuestro sistema de piel, nuestro sistema inmunológico y nos van ayudar muchísimo.
 
Manuel Baldeón: Todo lo que cambie positivamente la microbiota en el futuro es muy promisorio, por ejemplo la dieta, el uso apropiado de los probióticos y antibióticos, los trasplantes fecales. Creo que esta área de investigación de la Biomedicina va tener mucho que decir en el futuro, incluido los probiótico.

Aquí el debate completo

Debate: ¿Cuál es la nueva era de los probióticos?
(Parte 1)

Debate: ¿Cuál es la nueva era de los probióticos?
(Parte 2)


Debate: ¿Cuál es la nueva era de los probióticos?
(Parte 3)



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.