Redacción Médica Ecuador

Domingo, 08 de diciembre de 2019
18:39
Profesionales
PIONEROS
Ecuador participa en proyecto latinoamericano de optimización de antimicrobianos en la UCI
Se busca un mejor uso de los antibióticos para no contribuir a la resistencia
Viernes, 13 de septiembre de 2019, a las 07:01
Cristina Moreno, Jeannete Zurita, Ana Paulina Celi y Juan Jos Romero.

Cristina Moreno, Jeannete Zurita, Ana Paulina Celi y Juan José Romero.


Cristina Coello. Quito
Debido al aumento del uso de antibióticos en los hospitales como uno de los factores asociados al incremento de la resistencia bacteriana, un grupo de especialistas ha implementado por primera vez en el Ecuador, un programa para la optimización del uso de antimicrobianos (PROA) en unidades de cuidados intensivos de adultos, como parte de un proyecto a nivel Latinoamericano.
 
En la región han participado 71 unidades de cuidados intensivos de establecimientos públicos y privados. En Ecuador se formaron equipos en los hospitales Metropolitano, Vozandes, De los Valles, Carlos Andrade Marín, de la Policía y otros cinco en Guayaquil, ha informado Jeannete Zurita, líder del proyecto en el país.
 
En entrevista con REDACCIÓN MÉDICA, los infectólogos Ana Paulina Celi, Cristina Moreno, Juan José Romero, Fausto Guerrero, junto a Zurita, han coincidido en que es necesario implementar este proyecto en la mayor cantidad posible de hospitales, como una medida adecuada de seguridad y calidad en la atención al paciente, así como de optimización de recursos.
 
Hasta ahora el Ministerio de Salud Púbica (MSP) ha vigilado la resistencia antimicrobiana pero  no se han implementado un PROA como una herramienta de control de la resistencia antimicrobiana, ha observado Zurita.
 
De allí que los especialistas han decidido implementar el programa y determinaron las necesidades locales.
 
Celi, ha observado que un PROA puede determinar las actividades básicas que se deben realizar en una unidad de salud, también sugerir la estructura organizacional básica (un equipo multidisciplinario) para su implementación y mejora la productividad en relación con el consumo de antimicrobianos.
 
“Se busca un mejor uso de los antibióticos para no contribuir a la resistencia, ya que es una emergencia mundial, y entre otras causas es, por el uso inadecuado de antibióticos”, ha insistido.
 
Zurita, ha recordado que el país ha tomado medidas para bajar la resistencia “pero no se ha logrado y el PROA es, al parecer, una buena herramienta. No solo para eso, sino también para mejorar la calidad de atención al paciente, prevenir infecciones porque es un equipo multidisciplinario el que lo conforma”, ha insistido.
 
Los equipos de los hospitales ecuatorianos que formaron parte del proyecto estuvieron conformados por un infectólogo, un microbiólogo, un farmacéutico, el enfermero encargado de control de infecciones, el estadístico y el intensivista.
 
Moreno,  jefe de servicio de Infectología de los hospitales Militar y Metropolitano, al detallar  la labor que realizaron los equipos, señaló que entre otras cosas, hicieron vigilancia en las UCI y “aleatoriamente, una vez al mes, se buscó pacientes con varios tipos de antibióticos, se analizó la razón por la cual se usaba ese antibiótico, se revisaba si la prescripción era la adecuada (basada en guías bibliográficas), la  administración era la correcta, de acuerdo a funciones renales y hepáticas del paciente. Todo ello permitió evaluar si el infectólogo o intensivista lo estaba haciendo de manera correcta”.
 
También se ha realizado el conteo de antibióticos usados cada mes y se determinó cual se usaba más. Con la información, esperan contener la resistencia antimicrobiana.
 
Algunas conclusiones
 
Tras la aplicación de un PROA en estos hospitales, los investigadores han determinado que existe un número limitado de Infectólogos en el país. Además que existe falencias en los profesionales microbiólogos
 
“Tenemos un problema grave con los farmacéuticos clínicos. No existen en los hospitales y la forma de involucrarse es muy limitada” a pesar de que su análisis es muy importante, ha comentado Celi.
 
Por su parte, Zurita ha observado con preocupación que “no todos los hospitales cuentan con todo lo necesario para tener un reporte microbiológico adecuado y que se carece de farmacólogos clínicos”.
 
La microbióloga ha destacado que este tipo de programas “permite reducir los costos en salud, porque los antibióticos son uno de los fármacos que más se usa en hospitales. Pero también está la seguridad del paciente, que se beneficia al disminuir infecciones adquiridas y su estancia hospitalaria”, ha comentado.
 
“Un equipo de PROA en un hospital tiene una función de apoyo al médico tratante, que no es infectólogo, pero que puede tener una herramienta que le dice lo que debe hacer correctamente”, ha insistido la especialista.
 
Romero, por su parte, ha considerado que se debe “empezar por algo. Un PROA con adecuado entrenamiento del equipo, no necesita recursos elevados”, ha asegurado.
 
“Consideramos que debe ser una política de salud pública el controlar la resistencia y el uso de antibióticos. Así como hay un programa ampliado de inmunizaciones, un PROA ayudará a controlar la resistencia y dará seguridad al paciente”, ha reiterado el infectólogo.

El proyecto ejecutado en el país ha determinado que las prevalencias de resistencias son distintas en cada hospital y que las bacterias mayormente encontradas fueron la E. coli BLEE; Staphylococcus aureus, Klebsiella pneumoniae KPC, Pseudomonas aeruginosa, entre otras.

 

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.