Redacción Médica Ecuador

Miércoles, 19 de diciembre de 2018
03:34
Salud Pública
ESTUDIO AFIRMA
El 85% de los abortos registrados en el Ecuador son por causas desconocidas
Esto abre la posibilidad de que parte de ellos sean autoinducidos o por procedimientos clandestinos
Miércoles, 31 de mayo de 2017, a las 12:45
Esteban Ortiz, investigador de la UDLA.

Esteban Ortiz, investigador de la UDLA.


Diego Mosquera. Quito
Un estudio multidiscipllinario liderado por Esteban Ortiz, investigador y docente de la Universidad de las Américas (UDLA), ha determinado que en el Ecuador el 85 por ciento de los abortos son clasificados por el Ministerio de Salud como “otros embarazos terminados en aborto”.

Ortíz ha explicado que básicamente no se conocen las causas de estos abortos “lo que abre la posibilidad que un porcentaje de estos sean el resultado de un intento de aborto autoinducido o en algunos casos  de abortos incompletos resultado de procemientos clandestinos”, ha manifestado.

Según este estudio publicado en la Revista Indexada “Pragmatic and Obsevational Research” durante el periodo 2004-2014 se reportaron un  total de 431.614 abortos en el territorio ecuatoriano.

Analizando los registros de morbi-mortalidad y categorizando los abortos según la tabla CIE-10, en el Ecuador los legrados registrados como “otros embarazos terminados en aborto” ocupan el 85 por ciento del total, seguidos del ‘espontáneo’  con el 9 por ciento y finalmente el ‘médicamente justificado’ con un 6 por ciento.

El mismo estudio reporta que la gran mayoria de los abortos son tratados en hospitales de la Red Pública Integral de Salud (RPIS) alcanzando más del 84.2 por ciento.

“En estos datos se evidencia claramente tambien que la mortalidad en el Ecuador a causa del aborto asciende a 34 por cada 100.000 nacidos vivos”, ha indicado el estudio.

En cifras

La investigación señala que la cantidad de abortos reportados por año mantiene una tendencia en alza, especialmente desde el 2008 en adelante, sin embargo, la tasa de para 2014 bajó nuevamente a niveles parecidos a los del 2004, posiblente por la aprobación del Código Integral Penal integral (COIP) que castiga esta práctica.

En promedio “la tasa de aborto en mujeres en edad fertil desde el periodo 2004-2014 obtenida fue de 115 por cada 1.000 nacidos vivos”, ha señalado el estudio.

Prevalencia por región

Ortiz ha explicado que según las cifras analizadas, las provincias donde más abortos  en números absolutos se producen son Guayas abarcando un 29.2 por ciento del total, seguida de Pichincha con el 21.5 por ciento y Manabí con el 7.3 por ciento. Sin embargo, el ajuste poblacional por provincia y número de habitantes en riesgo ha determinado que la tasa de aborto por cada nacimiento vivo es mucho mayor en la Provincia de Pastaza, seguida de Pichincha, Guayas, Galápagos y Esmeraldas.

“Los números son claros: en el Ecuador las mujeres que más abortan son aquellas más jóvenes en edades comprendidas entre los 16 a 25 años, un grupo vulnerable por varias razones sociales como la presion social, la falta de educación y recursos económicos”, ha dicho el autor.

El aborto autoinducido

Si bien es muy dificil probar que el aborto autoinducido o el clandestino son un problema real de Salud en el Ecuador, los investigadores realizaron un test correlacional entre el consumo percapita de Misoprostol (medicamento usado “off-Label” para inducir aborto medicamentoso) y el número de abortos y encontraron una correlación medianamente fuerte, lo que podria sugerir que en el caso de requerir un aborto durante las primeras semanas, este medicamento podría ser el más usado por las mujeres, ha explicado Ortiz.

En la región

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 21 millones de mujeres a nivel mundial experimentan algún tipo de aborto clandestino o inseguro, a raíz de los cuales, más de 47 mil mujeres mueren cada año, principalmente en países en vías de desarrollo.

Problemática local

El autor de la investigación ha destacado que “la ilegalidad del aborto no lo detiene,  sino mas bien que lo  esconde o camufla entre  los abortos espontáneos o los de origen desconocido” de esta forma Ortiz ha sido enfático en señalar que “las mujeres siguen en riesgo de morir por  métodos terapéuticos no supervisados o peor aún centros clandestinos en búsqueda de un aborto”.

Además el académico ha sostenido que de cualquier manera, los dos tipos de abortos (autoinducido o el clandestino)  tienen tres posibles consecuencias. En la primera, la paciente aborta, sin complicaciones, sin acudir al médico y por consecuencia no hay un registro oficial.

En la segunda, la paciente aborta completa o incompletamente, se complica, acude al hospital “miente porque si no va presa” y egresa como aborto espontáneo, médicamente justificado, u otros tipos de embarazos que terminan en aborto, se registra y se oficializa, ha dicho Ortiz.

En la última, “la mujer aborta completa o incompletamente, se complica, acude (o no acude) al hospital, muere en el intento y egresa como mortalidad materna. Existe un gran vacío en relación a poder identificar los abortos clandestinos, pero sabemos que están ahí y están ahí desde siempre”, ha destacado Ortiz.
 
El dato

Para esta investigación colaboraron investigadores de varios paises y miembros de varios equipos de investigación como: las profesoras Anna Stewart y  Lisa Scott, de los Estados Unidos, el académico Gabriel Cevallos especializado en Alemania. Además, Katherine Simbaña y Lenin Gómez de la Universidad Central del Ecuador.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.