Redacción Médica Ecuador

Sábado, 17 de agosto de 2019
10:39
Salud Pública
CAMPAÑA REGIONAL
Existe perversidad en el sistema de salud frente al embarazo infantil
El incesto es un problema extremo en el país
Jueves, 30 de mayo de 2019, a las 12:13

Margarita Velasco, Observatorio Social del Ecuador; Mayra Tirira, Surkuna, y Virginia Gómez de la Torre, Fundación Desafío.


Cristina Coello. Quito
Varias organizaciones de mujeres en Ecuador, Guatemala y Nicaragua han iniciado un litigio en el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en contra esos estados por atentar en contra de los derechos de varias niñas que fueron violadas y forzadas a la maternidad.
 
En una rueda de prensa, las representantes del Observatorio Social del Ecuador, Fundación Desafío y Surkuna, han denunciado que el incesto “es un problema gravísimo en el país” y que poco se ha hecho por aplicar políticas efectivas de protección a la niñez.
 
Virginia Gómez de la Torre, de la Fundación Desafío, ha sido más enfática en acusar a la comunidad médica por el “poco trabajo en relación a cómo enfrentar” el embarazo infantil.
 
La activista ha recordado que el equipo de salud que atiende a estas niñas se limita a cumplir la norma de control del embarazo, “como si la niña fuera una adulta, una mujer que buscó eso o que se trata de un embarazo deseado. Esa es la actitud del sistema de salud, del Ministerio de Salud Pública y de la sociedad”, ha reclamado.
 
“Con mucha certeza puedo asegurar que el sistema de salud reacciona con perversidad frente a estas niñas, porque les obliga a parir de un violador. Incluso las investigaciones que hemos hecho determinan que el sistema de salud les coloca un implante para devolverlas al espacio de la violación y no se embaracen. Eso es absolutamente atroz”, ha denunciado.
 
De la Torre ha enfatizado que un embarazo infantil no solo afecta el estado físico sino también su salud mental. La gestación en una niña “tiene muchas desventajas, generalmente están anémicas, tienen infecciones urinarias y vaginales producto de la misma violencia. A eso se suma que su sistema reproductor es incipiente y obligan a su cuerpo a madurar de una manera acelerada, lo cual no es saludable”, ha explicado.
 
A todo ello, estas niñas también enfrentan violencia obstétrica que “empieza porque las obligan a seguir el embarazo, las tratan como adultas cuando las operan. Las niñas no tienen la capacidad mental, la madurez para enfrentar las dificultades que hay en un hospital”, ha advertido la activista.
 
Por todo ello, De la Torre y los grupos de defensa de las mujeres han insistido en la Asamblea Nacional que decida aprobar la despenalización del aborto en casos de violación como una de las políticas de reparación integral de derechos.
 
Según las activistas, son estas niñas las que deben tomar la decisión de interrumpir o no el embarazo, tras una adecuada orientación profesional.
 
Los escalofriantes datos
 
Las tres organizaciones que impulsan la demanda contra el Estado ecuatoriano son parte de una campaña regional que busca informar sobre las graves consecuencias de la violencia sexual y las maternidades forzadas en la vida de las niñas latinoamericanas e intentan exigir la protección de sus derechos.
 
América Latina y el Caribe es la única región del mundo en la cual los partos en niñas aumentan. Esto es resultado de violencia sexual, falta de acceso a servicios integrales de salud y la violación de múltiples derechos de las niñas, aseguran.
 
Margarita Velasco del Observatorio Social del Ecuador ha mostrado las cifras registradas en el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) donde se determina que 17.448 niñas menores de 14 años sobrevivientes de violencia sexual tuvieron un parto entre 2009 y 2016.
 
¿Cuántas más serán agredidas sexualmente, si se conoce que aproximadamente 2.115 niñas de hasta 14 años tienen un parto por año? se han cuestionado estas organizaciones.
 
“El primer tema que no se ha querido abordar en este país es el incesto”, ha cuestionado Velasco, quien también ha recordado que tampoco hay una debida investigación, proceso y condena a estos agresores.
 
La maternidad forzada “es tortura. Es una situación degradante y humillante. Esas niñas viven el estigma de haber parido del violador y esos hijos también de haber sido engendrados de una manera cruel y violenta”, ha dicho Velasco.
 
Alto índice de suicidio adolescente
 
Velasco ha advertido que otra consecuencia de este tipo violencia es el suicidio que ha subido de forma impresionante, es la primera causa de muerte en adolescentes, hombres y mujeres” en el Ecuador.
 
No ocultemos una situación tan brutal como el incesto”, ha pedido la activista, quien además ha considerado que “hasta ahora el Estado no ha sabido plantear una estrategia y política integral de disminución del abuso sexual a niñas y tampoco da respuesta al problema”
 
Mayra Titira de Surkuna, también ha recordado que América Latina es la segunda región a nivel mundial con mayor cantidad de embarazos adolescentes y en la niñez. Ecuador ocupa el segundo lugar.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.