Redacción Médica Ecuador

Jueves, 21 de febrero de 2019
22:12
Salud Pública
ROL DE LOS PROFESIONALES
El personal de salud debe identificar a las mujeres expuestas a violencia
OPS colabora en acciones de prevención de la violencia
Miércoles, 30 de enero de 2019, a las 10:02
Un cuarto de las mujeres en Ecuador ha sufrido algn tipo de violencia.

Un cuarto de las mujeres en Ecuador ha sufrido algún tipo de violencia.


Redacción. Quito
Un análisis de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha determinado que la violencia contra la mujer por parte de la pareja continúa siendo una violación de derechos humanos y un problema generalizado de salud pública en las Américas.
 
La violencia contra la mujer conlleva muchas consecuencias para la salud, entre ellas la muerte (por femicidio, enfermedades asociadas a la infección por VIH, suicidio y mortalidad materna) y también lesiones, infecciones de transmisión sexual (ITS), embarazo no deseado, consecuencias negativas para la salud sexual y trastornos mentales.
 
 Diferencia en cada país
 
La prevalencia de la violencia física y/o sexual infligida por la pareja en algún momento de la vida varía desde una de cada siete (14 a 17 por ciento) mujeres de 15 a 49 años en Brasil, Panamá y Uruguay, a seis mujeres cada 10 (58,5 por ciento) en Bolivia, según los datos analizados por OPS.
 
En 12 países, este tipo de violencia ejercida en algún momento de la vida, afectó a más de un cuarto de las mujeres (Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Haití, Honduras, Jamaica, Perú, República Dominicana y Trinidad y Tobago).
 
El rol del sector salud
 
Además de contribuir a la recolección de datos, el sector de la salud puede desempeñar un papel protagónico en la respuesta a la violencia contra la mujer. Los proveedores de salud pueden identificar a las mujeres expuestas a la violencia, brindar atención inmediata y mitigar los daños mediante el apoyo y la derivación a otros sectores, incluidos los servicios legales y sociales, ha señalado el informe de OPS.
 
Las mujeres expuestas a la violencia tienen mayor probabilidad de buscar atención de salud que las mujeres no maltratadas, según diversos estudios. Sin embargo, no siempre revelan a sus proveedores de salud que fueron objeto de violencia. Las iniciativas van dirigidas a que el personal de salud pueda identificar rápidamente a las mujeres que han vivido violencia para así brindar mayor acceso a servicios de apoyo, atención y derivación a servicios no médicos.
 
La OPS ha asegurado que está trabajando con los países de la región en la capacitación de personal de salud para que estén preparados para identificar y ofrecer atención de calidad a las sobrevivientes que diariamente pasan por los centros de salud.
 
También ha colaborado con las autoridades de salud para desarrollar guías normativas basadas en evidencia, para que sean incorporadas a protocolos de atención de las sobrevivientes a nivel del sistema de salud.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.