Redacción Médica Ecuador

Martes, 20 de noviembre de 2018
17:30
Salud Pública
A NIVEL NACIONAL
Unos 600 niños con parálisis cerebral se han beneficiado de la aplicación de toxina botulínica
El CRIE de Cuenca realiza una segunda jornada de aplicación de esta tratamiento
Jueves, 13 de septiembre de 2018, a las 16:31
Rosana Moscoso, directora del Distrito 01D02 Cuenca-Sur de la Zona 6 de Salud.

Rosana Moscoso, directora del Distrito 01D02 Cuenca-Sur de la Zona 6 de Salud.


Jonathan Veletanga. Quito
En Cuenca el Centro de Rehabilitación Integral Especializado (CRIE) realiza una segunda jornada de aplicación de toxina botulínica dirigida a niños y niñas con parálisis cerebral infantil. Se llevará a cabo en los quirófanos del Hospital Vicente Corral Moscoso (HVCM) hasta el 14 de septiembre.
 
Durante esta jornada se prevé que se beneficiarán alrededor de 61 menores de edad, de entre 1 y 16 años, provenientes de las provincias de Cañar, Loja, Tungurahua, Pichincha, Machala, Morona Santiago, Zamora Chinchipe y Orellana, ha informado a REDACCIÓN MÉDICA Rosana Moscoso, directora del Distrito 01D02 Cuenca Sur de la Zona 6 de Salud.
 
La funcionaria ha comentado que esta campaña de aplicación de la toxina botulínica se realiza desde el 2013, por lo que, hasta el momento se han beneficiado cerca de 600 menores de distintas edades y de todo el país.
 
“Somos el único centro que está aplicando esta toxina a los menores a nivel nacional. Con estas jornadas se benefician cerca de 120 niños, anualmente”, ha dicho.
 
Moscoso ha explicado que la aplicación de esta toxina permite a los menores mejorar su calidad de vida puesto que posibilita optimizar las rehabilitaciones físicas que necesitan. Según ha señalado, la toxina inmoviliza de manera transitoria los músculos que se contraen involuntariamente debido a la patología, lo que facilita al terapista físico trabajar con los niños para recuperar la longitud normal de los músculos.
 
Esta toxina es una gran ayuda para los pequeños, ya que les permite trabajar mejor durante las terapias, y sobre todo les reduce el dolor que producen las contracciones involuntarias”, ha asegurado la funcionaria.
 
De acuerdo a lo indicado, la aplicación de esta toxina se realiza una vez al año o cada 6 meses, dependiendo del caso y bajo valoración previa.
 
Moscoso ha manifestado que la parálisis cerebral infantil se da por varias circunstancias, entre las principales, problemas en el parto, problemas en la oxigenación cerebral, infecciones durante el embarazo, traumas, etc.
 
Según ha mencionado, es una patología muy frecuente en el CRIE de Cuenca. Razón por la cual, se continuarán realizando estas jornadas de aplicación. Por este motivo, ha pedido a la ciudadanía seguir los canales regulares de atención médica o llamar al 171 para así captar e identificar más pacientes que requieran este tratamiento costos y de difícil acceso.
 
El dato
 
En el CRIE de Cuenca, una vez identificada la discapacidad, se realiza una valoración de la gravedad del pronóstico funcional del niño, y con estos resultados se hace una lista de los pacientes aptos para la aplicación de la toxina botulínica.

La toxina botulínica es una neurotoxina producida por la bacteria Clostridium Botulinum, que es la causan del botulismo.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.